Guerra de Las Malvinas

La Guerra de Las Malvinas

 

Esta vez nos toca hablar de un conflicto entre dos países muy remotos y distantes. Se trata de La Guerra de Las Malvinas. Librada entre Argentina y el Reino Unido en el año 1982 por el control y soberanía de las islas Malvinas – llamadas Falklands por los ingleses – las islas Sandwich del sur y las islas Georgias del Sur. 

El golpe militar

Para hablar de la guerra de Las Malvinas primero tenemos que ponernos en contexto. El día 01 de julio de 1974, el presidente, Juan Domingo Perón, muere de un infarto durante el segundo año de su tercer periplo como presidente de la Nación de Argentina, recordemos que Perón ya había sido presidente dos veces entre 1946 y 1955. Tras su muerte, recibe el poder su esposa y vicepresidenta María Estela Martínez de Perón, mejor conocida por su nombre artístico de bailarina: Isabel.

El 18 de diciembre de 1975 un grupo de militares ultranacionalistas, al mando del para entonces general de Brigada Jorge Rafael Videla da un golpe de estado contra el gobierno, aunque pese a conseguir ametrallar la casa rosada con aviones, no consiguen derrotar al gobierno en ese momento y le dan 90 días de plazo para que ponga orden al país.

Jorge Rafael Videla
Jorge Rafael Videla

El 24 de marzo de 1976, en un segundo intento consiguen derrocar a Isabel y hacerse con el poder, dando así inicio a lo que se llamó el “Proceso de Reorganización Nacional”, uno de las dictaduras más sangrientas y uno de los episodios más oscuros para la Argentina y América Latina, llegando a asesinar a más de 30000 personas y que duraría hasta 1983. Será el gobierno de esta junta militar el que de rienda suelta a los conflictos internacionales.

El conflicto del Beagle

En el año 1971, Argentina y Chile se había sometido a un laudo arbitral para determinar la soberanía de un grupo de islas en el canal del Beagle, un paso marítimo en la tierra del fuego.

En mayo de 1977, el Reino Unido, árbitro en la disputa, falló en favor de Chile sobre la soberanía del canal y la mayoría de sus islas. Chile, ya para ese año gobernada por el gobierno militar de Augusto Pinochet aceptó la decisión, pero la junta militar argentina declaró el fallo nulo y a partir de ese momento comenzaron los preparativos para la toma del canal militarmente.

Incluso fueron más allá y comenzaron a planear una invasión completa a Chile por 3 frentes, plan denominado “Operación Soberanía”. 

El plan consistía en invadir las islas del Beagle y neutralizar a las tropas de élite chiles desplegadas en la zona, en caso de que opusieran resistencia, tropas argentinas iniciarían la invasión de Chile continental tomando Santiago y Valparaíso desde Mendoza, Puyehue, Puerto Montt y en el sur los puertos de Puerto Natales y Punta Arenas.

Un grupo del ejército sería desplegado en la frontera con Brasil para protegerse en caso de que Brasil decidiera atacar Argentina en ese momento.

Al encontrarse Chile cortada en 3 sectores, no les quedaría más remedio que rendirse y negociar territorios con Argentina.

El conflicto del Beagle
Preparativos de guerra

Ejercicios Militares

Durante 1978, Argentina realizó ejercicios militares, desplegó tropas en la frontera, realizó ejercicios de oscurecimiento de ciudades para prepararse ante bombardeos, todo esto de forma pública y notoria, documentado por la prensa.

Chile en ese momento estaba recuperándose de la quiebra económica que había dejado el gobierno de Allende y se encontraba en clara desventaja con Argentina y con un ejército mucho más pequeño.

La fuerza aérea chilena era mucho más pequeña y tecnológicamente inferior, además la forma alargada del país limita los sistema de detección y de alerta temprana y permitiría la superioridad aérea de argentina con bastante facilidad. 

Chile ordenó minar todos los pasos fronterizos andinos, no solo con Argentina, también con Perú y Bolivia.

La armada chilena fue desplegada en la tierra del fuego y se elaboró un plan para invadir el norte de argentina y apoderarse de grandes extensiones de tierra que pudieran ser útiles en una negociación postbélica. 

Operación Soberanía

El 21 de diciembre, el general Videla ordenó al alto mando ejecutar la operación soberanía e iniciar la guerra, sin embargo durante ese día un fuerte temporal afectaba toda la zona sur.

Las tropas chilenas fueron puestas en alerta máxima al detectar que la armada argentina navegaba en rumbo a Chile en posición de combate.

Durante el día 21, el gobierno de Chile invocó el TIAR, Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca y convocó una reunión urgente para denunciar las hostilidades argentinas.

Los grupos de ataque aéreo de A4 skyhawks, Canberras y Mirage III fueron llevados a pistas construidas en la frontera y se pusieron en alerta máxima en espera de la orden de iniciar la campaña de superioridad aérea.

La armada chilena recibió la orden de avanzar al encuentro de los buques argentinos y entrar en combate.

Tropas argentinas penetraron los pasos fronterizos y se apostaron en territorio chileno en espera de las órdenes de avanzar, sin embargo el temporal no amainaba en el sur y la orden definitiva no llegaba y se retrasó hasta el día 23.

Esto dio tiempo al papa Juan Pablo II para ofrecerse como mediador en el conflicto, mediación que decidió aceptar la junta militar, dando la orden de abortar la operación.

Aunque la guerra nunca dio inicio, esta continua tensión militar con Chile sería un factor clave años más tarde en la guerra de Las Malvinas, pues obligaría siempre a los argentinos a una temida guerra de dos frentes.

El ascenso de Galtieri

El Proceso de Reorganización Nacional contó con 4 juntas militares formadas por los comandantes del ejército, aviación y marina, y con un presidente.

El primero de los presidentes, como ya mencionamos fue el general del ejército Jorge Rafael Videla, quien ocupó el cargo hasta el 29 de marzo de 1981.

Fue sustituido por el general del ejército Roberto Eduardo Viola, quién estuvo en la presidencia de la nación hasta diciembre de 1981, por complicaciones de salud e por la presión ejercida por otros miembros de la junta militar.

Fue sustituido por el general del ejército Leopoldo Fortunato Galtieri, apoyado por el almirante Jorge Isaac Anaya y por el brigadier general Omar Graffigna, aunque este último también fue sustituido por el brigadier general Basilio Lami Dozo en el mismo año 1981.

Uno de los objetivos que marcaron Anaya, Graffigna y Lami Dozo para apoyar a Galtieri en la presidencia de la nación, fue el de realizar todas las acciones necesarias para recuperar la soberanía argentina sobre las islas Malvinas, las Georgias del Sur y las Sandwich del Sur.

Crisis en la Dictadura Militar

A inicios de 1982, la dictadura militar pasaba por un muy mal momento. Enfrentaban una galopante inflación, atravesaban por una fuerte recesión económica y enfrentaban un creciente descontento social, con múltiples protestas, sobre todo en contra de las desapariciones forzosas.

La junta militar veían como su poder se desvanecía y se hacía difícil evitar la transición hacia la democracia. 

Junta Militar
Junta Militar

La recuperación de las islas Malvinas, un antiguo reclamo de toda la sociedad argentina, provocaría la unidad nacional y el apoyo irrestricto a los militares.

Operación Rosario

De este modo se comenzó a elaborar el plan de  la Operación Rosario, el desembarco y toma de los archipiélagos por parte de las fuerzas armadas argentinas.

El plan de invasión a las Malvinas se había trazado para que tuviera lugar no antes del 15 de mayo de 1982 y preferiblemente hacia finales de año, para tener tiempo de comprar más material bélico, incluídos más misiles antibuques AM 30 Exocet de fabricación francesa, complemento perfecto de los aviones Super Étendard.

margaret-thatcher
Margaret Tatcher

 

En Reino Unido, desde 1979 gobernaba como primera ministra la conservadora Margaret Tatcher, conocida como “la dama de hierro”.

Por esa época, el Reino Unido atravesaba una fuerte recesión económica y Tatcher aplicaba políticas liberales para intentar darle un rumbo distinto a la economía.

Entre las medidas que estaban por tomar, había una drástica disminución del presupuesto militar que esperaba entre otras cosas, recortar el tamaño de la flota de guerra de la marina, la venta de sus dos portaviones, el HMS Hermes y el HMS Invincible, el retiro de sus grandes buques de desembarco como el HMS Fearless y el HMS Intrepid, lo que pondría a los británicos en una posición muy mala a la hora de poder desplegarse en una operación de guerra lejos de Europa. El plan era convertir a la Royal Navy en una fuerza de defensa costera.

Si las operaciones se hubiesen llevado a cabo en las fechas previstas, quizás el desenlace de la guerra terminaría siendo muy distinto.

Puerto Leith y los chatarreros

Antes de la Operación Rosario, un hecho propició los acontecimientos. El 19 de marzo de 1982, el buque de transporte de la marina argentina ARA Bahía Buen Suceso, transportó a 41 trabajadores de la compañía chatarrera Georgias del Sur Sociedad Anónima a la estación ballenera abandonada de Puerto Leith, el la isla de San Pedro, en las Georgias del Sur, con el objeto de desmantelar la estación ballenera y vender la chatarra.

Los trabajadores argentinos izaron la bandera argentina en las instalaciones. La bandera fue divisada por 4 trabajadores de la estación antártica de la British Antartic Survey, quienes advirtieron al capitán del Bahía Buen Suceso que habían violado los acuerdos diplomáticos con Reino Unido, por no haber pasado antes por Grytviken, otra estación ballenera donde estaba el gobierno británico de la isla.

Esto puso en alerta al Reino Unido, quienes ordenaron al buque rompehielos HMS Endurance poner rumbo a Puerto Leith, desde Puerto Stanley, en las Malvinas, para obligar a arriar esa bandera.

El Buque ARA Bahía Paraíso

A su vez Argentina, ordenó al buque rompehielos ARA Bahía Paraíso partir desde las islas Orcadas del Sur, acudir a Puerto Leith y defender a toda costa a los trabajadores.

El buque desembarcó a los militares el día 25 de marzo. Al mismo tiempo, se difundió por la televisión inglesa, la falsa noticia de que dos submarinos nucleares habían zarpado desde la base naval de Gibraltar con rumbo al Atlántico Sur. 

Puerto Leith
Puerto Leith

La junta militar, ante la amenaza de la presencia de buques de guerra enemigos en el Atlántico Sur, decidió adelantar la Operación Rosario y el 28 de marzo en la mañana se ordenó a la flota argentina poner rumbo al sur con el objetivo de tomar las islas Malvinas, deponer el gobierno británico de Rex Hunt, proteger a los trabajadores argentinos y asegurar la soberanía nacional.

EEUU entra en el conflicto

La inteligencia norteamericana detecta el movimiento de la flota argentina en el Atlántico Sur y el presidente Ronald Reagan avisa a Margaret Tatcher que la invasión de las Malvinas es inminente. Ronald Reagan telefonea al general Galtieri el día 01 de abril para aconsejarle abortar la invasión pues llevaría a la guerra con el Reino Unido, pero el presidente argentino desoyó los consejos por lo que Reagan informó a Tatcher que los Estados Unidos no serían neutrales en el conflicto y que contaran con todo su apoyo logístico en cualquier operación. 

La toma de las Georgias del Sur en marzo fue un error garrafal cometido por los militares argentinos. Si hubiesen esperado unos meses más, como estaba previsto, probablemente la mayoría de los buques británicos que entraron en operación hubiesen sido vendidos y la respuesta que vendría hubiese sido imposible de ejecutar.

Operación Rosario

En la madrugada del 2 de abril de 1982, tropas argentinas desembarcaron en la Isla de Soledad, la más grande de las Malvinas, tomando sin causar bajas Puerto Stanley y la casa del gobernador Rex Hunt, haciendo prisioneros a 57 royal marines y otros marineros y fuerzas militares, en total 68, a todos se les permitió volver a casa una vez desarmados. El nombre de Puerto Stanley fue cambiado inmediatamente por Puerto Argentino.

El mismo 2 de abril la corbeta ARA Guerrico arribó a las islas Georgia y esperaron al día 03 por las condiciones climáticas para tomar la isla.

Apoyados por dos helicópteros, dos oleadas de infantes de marina fueron desembarcados en las cercanías de Grytviken, pero el tercer intento de aterrizaje recibió fuego enemigo de royal marines que estaban atrincherados en las inmediaciones.

El helicóptero SA 330 Puma aterrizó de emergencia, pero se produjeron las primeras dos víctimas argentinas y 4 heridos. Las tropas argentinas comenzaron su avance y fueron repelidos por fuego pesado, por lo que la ARA Guerrico intervino abriendo fuego de apoyo, pero sus cañones se atascaron y recibió fuego intenso de los royal marines, incluyendo el impacto de un cohete antitanque que mató a un marinero e hirió a otros 5.

Luego de varias horas de intercambio de fuego, a las 13 horas se rendían los royal marines, se arrió la bandera británica y se tomaban las islas Georgias del Sur.

El día 3 de abril, el consejo de seguridad de la ONU, emitió la resolución 502 que pedía el cese inmediato de hostilidades, la retirada de las tropas argentinas de los archipiélagos y la búsqueda de una solución pacífica. 

Operación Rosario
Operación Rosario

La Task Force 317

El mismo 3 de abril, el Reino Unido conformó la Task Force 317, con el objetivo de tomar el control de las islas y recuperar la soberanía británica. El día 5 da inicio la Operación Corporate y zarpan de Portsmouth y Gibraltar numerosos barcos de combate en dirección a las islas Malvinas, conformados en 5 grupos de tareas, 1 grupo de portaviones, 1 grupo de operaciones para recuperar las Georgias, 1 grupo de operaciones anfibias, 1 grupo de desembarco y 1 grupo de submarinos.

El primer objetivo de la royal navy era tomar las islas Georgias, pues esto permitiría tener un territorio insular de apoyo a las operaciones en Malvinas y representaría una victoria inicial que levantaría la moral británica y debilitaría la argentina. 

La respuesta británica

El submarino argentino S-21 ARA Santa Fé, zarpó el día 9 de abril hacia las Georgias del Sur con un destacamento de infantes de marina y con la misión de repeler el acercamiento de buques de la royal navy.

El primer buque británico en llegar a la zona de combate fue el submarino nuclear HMS Conqueror que llegó el día 19 y brindó seguridad al buque que ya estaba en la escena, el HMS Endurance. El resto de la flota llegaría el día 23 de abril, aunque la detección del ARA Santa Fé en las cercanías impidió que toda la flota se acercara.

El 25 de abril, un helicóptero Wessex del destructor HMS Atrim detectó de nuevo al submarino y lo atacó con dos cargas de profundidad y le causó daños importantes que le impedían sumergirse, poniéndose ahora a descubierto para ser atacado, cosa que aprovecharon los helicópteros Wasp y Lynx de la royal navy para disparar misiles AS-12 y torpedos, que causaron serios daños al ARA Santa Fé.

Milagrosamente logró llegar a la costa de Grytviken y ser evacuado, uniéndose sus fuerzas a las de los marines que estaban en la isla. Rápidamente se conformó una fuerza de asalto compuesta por 79 hombres de fuerzas especiales del destructor HMS Atrim y de la fragata HMS Plymouth, que acompañados por fuego hacia las colinas bajas de Grytviken consiguieron banderas blancas colgadas por los argentinos en señal de rendición.

El comandante argentino desistió de combatir contra fuerzas de asalto evidentemente superiores. A las 17 horas se informó a su majestad, la Reina Elizabeth II que la White Ensign y la Union Jack ondeaban la isla Georgia Sur.

Hasta ese momento, el gobierno argentino había considerado improbable la contienda militar y aunque reforzó las posiciones y provisiones militares en las Malvinas, dejó a sus mejores tropas y hombres en tierra firme, desplegados cerca de la frontera por temor a que si había contienda con Reino Unido, Chile aprovechara la oportunidad e invadiera Argentina en una guerra de dos frentes.

Impericia Argentina

Las tropas argentinas desplegadas no tenían experiencia y no estaban bien equipadas para las condiciones climáticas de las islas.

También por la ingenuidad de creer que no habría guerra, los argentinos cometieron uno de los errores más graves de la contienda: No acondicionaron la pista de aterrizaje en Puerto Argentino para poder lanzar los cazabombarderos Dassault Super Étendard y A4 Skyhawk desde allí. Los ingleses con sus portaviones a 100 millas de las islas, darían autonomía de vuelo a sus Harriers de unos 3 minutos, mientras que los cazas argentinos, lanzados desde tierra firme de las bases de Río Grande, San Julián y Río Gallegos solo tenían 3 minutos de autonomía sobre las islas antes de volver. 

ARA Santa Fe
ARA Santa Fe en Grytviken

La royal navy estableció una zona de exclusión total en las 200 millas náuticas que rodean a las Malvinas y advirtieron que cualquier barco o aeronave que se adentrara sería atacado.

La expedición británica del grupo Mlavinas contaba con dos portaviones, los HMS Hermes e Invincible, 4 destructores, los HMS Coventry, Glamorgan, Glassgow y Sheffield, 4 fragatas las HMS Broadsword, Alacrity, Arrow y Yarmouth

Por su parte los argentinos crearon fuerza de tareas 80, que se encargaría del despliegue de aeronaves desde las bases del continente, el grupo de tareas 79, para tareas marítimas, conformado por el portaviones ARA 25 de mayo, los destructores ARA Santísima Trinidad, Hércules, Comodoro Py, Seguí, Buchard, Piedra Buena, el crucero ARA General Belgrano y de las corbetas ARA Drummond, Guerrico y Granville.

Recuperación de las Falkands

En la madrugada del 01 de mayo, los británicos inician sus operaciones bélicas cuando un avión Vulcan V2 proveniente de la isla de Ascensión bombardeó las inmediaciones del aeropuerto de Puerto Argentino con 21 bombas de 450 kilos, llegando solo una a impactar en la pista.

A continuación un grupo de Sea Harriers lanzados desde el portaviones invincible atacaron nuevamente el aeródromo de Puerto Argentino y el aeródromo de Pradera del Ganso.

En Pradera del Ganso se perdieron 3 aviones IA-58 Pucará que estaban estacionados en tierra. Uno de los pilotos perdió la vida a bordo de su avión.

Las baterías aéreas en Puerto Argentino consiguieron derribar a 2 Sea Harriers. Desde tierra firme se envió a un escuadrón de Mirage III, IAI Dagger y Canberras, quienes atacaron a los buques Glamorgan, Arrow y Alacrity, causando daños menores.

Combate Aéreo.

Los cazas también se enfrentaron en combate aéreo a los Sea Harriers, siendo derribado uno de los Mirages, uno de los Daggers y uno de los Canberras, alcanzados por misiles AIM 9 Sidewinder que habían proporcionado los norteamericanos a sus aliados ingleses.

Otro de los Mirages que se había quedado sin combustible intentó aterrizar en Puerto Argentino y fue derribado por fuego amigo en medio de la confusión.

El 30 de abril, el submarino nuclear HMS Conqueror que había regresado de su operación en las islas Georgias, detectó al crucero ARA General Belgrano y sus dos buques escoltas, los destructores ARA Bouchard y ARA Piedra Buena y se dispuso a darles caza. 

Propuesta de Paz por Perú

El 2 de mayo, el gobierno de Perú presentó una propuesta de paz que consistía en el cese de las hostilidades, el retiro mutuo de fuerzas, la administración de las islas por parte de representantes de países no beligerantes y el compromiso de alcanzar una solución antes de un año.

Pese a que aparentemente el gobierno argentino estaba dispuesto a aceptar el acuerdo, a las 15:00, Margaret Tatcher autoriza el ataque a la flotilla argentina.

El Hundimiento del General Belgrano

Alrededor de las 16:00 horas, el HMS Conqueror dispara 3 torpedos MK8, uno de ellos impacta en el ARA Bouchard, pero no explota, los otros dos impactan en el ARA General Belgrano, en la popa y en la proa, causando explosiones y daños severos.

A las 16:24, el comandante de la nave ordena evacuar el barco. 323 marinos argentinos perdieron la vida en el incidente y aunque el ARA Piedra Buena intentó cazar y hundir al submarino, nunca lo consiguió.

La pérdida del General Belgrano alejó cualquier posibilidad de paz en el conflicto.

ARA General Belgrano
ARA General Belgrano

En la mañana del día 4 de mayo, un avión P-2 Neptune en misión de búsqueda para permitir el paso de aviones Hércules C-130 encontró señales de radar de un destructor tipo 42, se trataba del destructor HMS Sheffield.

De inmediato se arman dos aviones Super Étandard con un misil AM 39 Exocet cada uno y parten desde la base aérea Río Gallego en búsqueda del destructor.

Se despliega también un C-130 cisterna para reabastecimiento en vuelo y 4 Daggers, dos para proteger a los Super Étandard y 2 para proteger al P-2 Neptune.

Siguen los Enfrentamientos

A las 10:10 horas el P-2 hace un último reconocimiento de posición y aclara que se trata de 3 buques, envía la posición a los Super Étendard y regresa a la base.

40 millas de distancia ascienden los aviones  para localizar con el radar y vuelven a vuelo rasante sobre el mar, en ese momento son detectados por el HMS Glassgow.

A las 11:04 ambos aviones disparan sus misiles Exocet y dan la vuelta y emprenden rumbo hacia tierra firme.

Unos minutos más tarde uno de los misiles impacta en el casco y produce un agujero de 4 metros y una explosión dentro del barco que mata a 21 marineros británicos y hiere a otros 24.

No se sabe exactamente qué pasó con el otro misil, algunos creen que cayó al mar y otro creen que podría haber impactado en el portaviones Hermes, sin explotar, aunque causando algunos daños.

El Sheffield trataría de ser remolcado por la fragata HMS Yarmouth pero terminaría por hundirse el día 10 de mayo. 

El hundimiento del Sheffield supuso el primer ataque aire mar en la historia con misiles. Se trataba del buque más moderno de la royal navy.

Después del hundimiento se enviaron muchos más barcos desde Reino Unido para apoyar la invasión terrestre que estaban preparando.

Ataques aéreos

En los días siguientes se produjeron bombardeos aéreos y bombardeos desde fragatas, principalmente las HMS Glasgow y Brilliant.

El 12 una cuadrilla de aviones A4 Skyhawk intentó hundir estos buques usando bombas, pero no lo consiguieron y el resultado fue la pérdida de 4 unidades argentinas.

El día 14 un ataque sobre la isla Borbón consiguió destruir 11 IA-58 Pucará que estaban estacionados en Puerto Calderón. 

Operación Sutton.

El día 20 de mayo se pone en marcha la operación Sutton, el desembarco en Las Malvinas.

Por la noche, 19 buques formados por 1 trasatlántico, 2 buques de asalto, 5 buques de desembarco, 4 buques de apoyo logístico, 1 destructor y 6 fragatas transportaban a cerca de 12 mil royal marines a las costas de Isla Soledad.

A la 01:00 am del 21, las tropas de élite comenzaban a desembarcar en la bahía de San Carlos. Por la mañana, patrullas de aviones argentinos atacaron furiosamente a las tropas de desembarco, 20 Daggers, 30 A4 Skyhawks y 6 Mirages estuvieron atacando a la flota de desembarco durante 5 horas.

La desventaja de los pilotos argentinos es que solo tenían 3 minutos para maniobrar y no tenían información suficiente para seleccionar a los buques logísticos y de desembarco para conseguir detener la invasión, al final atacaban al primer buque que veían y tenían que regresar a la base.

Los Dagger

Los Dagger consiguieron dañar severamente a la fragata Broadsword y al destructor Antrim.

Uno de los aviones fue abatido por un misil Sea Cat. Los Skyhawks lograron dañar severamente a la HMS Argonaut con bombas de media tonelada, dos de ellos fueron derribados por Sea Harriers usan misiles sidewinder.

Ataques consecutivos de los Dagger y Skyhawks sobre la fragata HMS Ardent lograron hundirla, con el costo de perdiendo 6 aeronaves.

Otro problema era que las bombas utilizadas, que no estaban pensadas para atacar barcos, tenían las espoletas mal armadas y aunque impactaban en los barcos, atravesaban el casco y o no explotaban, o explotaban afuera en el mar.

Finalmente, los buques de desembarco consigue poner en tierra a gran parte del contingente y numerosos carros de combate.

Durante los días siguientes se sigue desembarcando más y más tropas y equipos y suministros.

Los aviones argentinos continúan su ataque a pesar de las numerosas pérdidas y logran hundir también a la fragata HMS Antelope y al destructor gemelo del Sheffield, el HMS Coventry.

Día de Fiesta Nacional

A las 16:00 del 25 de mayo, día de la fiesta nacional argentina, dos Super Étandard lanzan sus Exocets a 50 km de distancia y hunden también al buque transportador HMS Conveyor, con 10 helicópteros pesados y un montón de material esencial. Otros 6 buques resultan severamente dañados y hacen pensar si la operación no se está convirtiendo en un fracaso. 

Super Étendard
Super Étendard

Las tropas británicas lanzan un primer ataque terrestre sobre la base Darwin en Pradera de Ganso el día 27 de marzo, la cantidad de tropas argentinas asentadas allí los toma por sorpresa y se libra una cruenta batalla que dura 2 días.

Los argentinos terminaron con más de 5 muertos y 120 heridos, versus 15 muertos y alrededor de 60 heridos británicos.

La desmoralización por la pérdida de esta batalla sería crucial para el resto de la guerra.

El día 30 de mayo, la fuerza aérea argentina decide utilizar su último misil Exocet contra uno de los portaviones, el HMS Invincible.

El avión Super Étandard lo lanza y se retira a la base, al llegar al objetivo dos aviones Dagger cargados con bombas retardadas por paracaídas se encuentran con columnas de humo negro y en medio de la confusión lanzan sus bombas y tratando de escapar, ambos son derribados. Aunque la royal navy niega que el portaviones fuera alcanzado, se retiró lejos de la zona de combate durante dos semanas.

De Puerto Argentino de nuevo a Port Stanley

Durante los siguientes días se producen violentos combates en el avance de los británicos hacia Puerto Argentino. La aviación consigue destruir los barcos de desembarco Sir Galahad y Sir Tristram y dañan severamente la fragata HMS Plymouth.

Para el día 10 de junio, el invierno austral comenzaba a enfriar las islas, las tropas argentinas además de combatir al enemigo, tenían que combatir al frío sin el equipo adecuado, muchos soldados perderían sus dedos por congelación.

El 11 de junio se inicia el ataque final sobre Puerto Argentino, para ese momento, los argentinos solo comían una vez al día, pues su cadena de suministros estaba rota.

Se producen combates en los montes cercanos a Puerto Argentino, Harriet, Dos Hermanas, Logndon, Tumbledown.

Repliegue a Puerto Argentina

Las tropas argentinas se repliegan hacia Puerto Argentino, desde Buenos Aires, Galtieri le ordena al comandante de las tropas el general Mario Benjamín Menéndez que no se rinda.

Durante 3 días, el capitán Rod Bell se ha estado comunicando por radio con Menéndez, conminándolo a la rendición con honor y hablándole de cómo el gobierno argentino los había abandonado en las islas.

El 14 de junio a las 23 horas, el comandante de las fuerzas de asalto Jeremy Moore llega en helicóptero a Puerto Argentino y se entrevista con Menéndez, lleva consigo un documento con la rendición.

A las 23:59 horas, el general Menéndez se rinde y entrega el mando de las islas a Moore.

Los cerca de 8000 soldados argentinos que quedan, cansados, hambrientos y congelados, son puestos prisioneros en el aeropuerto de Puerto Argentino.

La bandera británica vuelve a ondear y Moore envía un telegrama a Tatcher: Las Falklands Islands están una vez más bajo el gobierno que desean sus habitantes. Dios salve a la Reina.

El día 20, 5 buques británicos toman el control de las islas Sandwich del Sur poniendo fin completamente a la guerra de las Malvinas. 649 argentinos y 273 británicos perdieron la vida en el conflicto. 

Royal Marines
Royal Marines

El general Galtieri renunció a la presidencia de la nación el día 17 de junio. Un año más tarde, como consecuencias de la guerra, la junta militar entregaría el poder el 28 de junio de 1983.

Luego de esta historia es que se ve la importancia de la victoria de Argentina en el mundial de 1986 sobre Inglaterra, en el partido donde Maradona marcó usando la mano de Dios. Un sentimiento de justicia para el pueblo argentino.

Canciones sobre las Malvinas

Almafuerte – El Visitante

Track número 7 del cuarto disco de estudio de los argentinos Almafuerte de 1999. Almafuerte, uno de los dos hijos enemistados de la banda Hermética, el otro hijo es Malón, los caín y abel del metal argentino. Banda formada por el bajista de Hermética Ricardo Iorio.

El visitante es una canción especial escrita por Almafuerte para el soundtrack de la película del mismo nombre. Compuesta por el guitarrista Claudio Rosano, el Tano Marciello, trata sobre la vida de un excombatiente de la guerra de las malvinas.

Tren loco – Acorazado Belgrano 

Track número 3 del sexto disco de estudio Venas de Acero del año 2008 de la banda de heavy metal argentino, Tren Loco.

En la canción nos cuentan la tragedia del hundimiento del buque General Belgrano.

Malón – Nido de Almas

Track número 1 de la banda argentina Malón, de su segunda álbum de estudio, Justicia o Resistencia, del año 1996.

En esta canción la poderosa voz de Claudio O’connor nos habla del dolor causado por la guerra.

Patan – Cruces Blancas

Track número 3 del disco debut Patán de 1998, de la banda argentina Patán. Cruces blancas nos habla de la guerra contra el imperio, que generó un mar de cruces blancas, marcando las tumbas de los soldados argentinos muertos.

Apocalipsis – 1982

Primera canción del disco “Endemoniado” de la banda argentina Apocalipsis, que es la banda madre de otra banda muy famosa, tren loco, que continúa tocando este tema hasta el día de hoy.

1982 es una canción que nos habla de un piloto de combate de la fuerza aérea argentina, específicamente de un avión FMA IA-58, el “Pucará” de fabricación argentina.

En la canción el piloto dice disparar misiles exocet y ser el responsable del hundimiento del HMS Sheffield, para luego ser abatido por un Sea Harrier.

Aunque esto está en terreno de ficción pues, el HMS Sheffield fue hundido por dos cazas Super Étendard.

Escucha la historia y las canciones en nuestro podcast Melted Metal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.