Crónica del concierto de Dios Salve a la Reina en Madrid

Si no conoces a «Dios Salve a la Reina» y eres fanático de Queen, es posible que te estés perdiendo el espectáculo más parecido a la banda original que puedas presenciar jamás y cuando digo esto incluyo a los shows que como Queen brindan Brian May y Roger Taylor, últimamete con el polémico Adam Lambert en la voz.

Y es que Pablo Padín, no sólo tiene un increíble parecido físico con Freddie Mercury sino que con su voz tiene unos registros increíblemente similares, algo difícil de conseguir pensando que Freddie es posible que haya sido uno de los mejores (si no el mejor) cantantes de rock de todos los tiempos. Pablo además imita a la prefección los característicos movimientos de Freddie sobre el escenario, la vestimenta y hasta toca el piano de forma sobresaliente.

A Pablo, lo acompañan en la guitarra Francisco Calgaro, quién también guarda bastante parecido con Brian May y que es un destacado guitarrista, Matías Albornoz en la batería para imitar a Roger y Ezequiel Tibaldo en el bajo para imitar a John Deacon, siendo este último el que quizas guarde menos parecido físico con el músico original.

En el concierto del 02 de noviembre en Madrid, la banda interpretaría un show similar al mítico concierto que diera Queen en el estadio de Wembley el 12 de julio de 1986 durante el Magic Tour y que están representando en los escenarios para celebrar el vigésimo aniversario de la banda, tiempo perfecto para este show en la semana de estreno de la película Bohemian Rhapsody en los cines.

Spread Your Wings

La conocida Sala Riviera capitalina se encontraba prácticamente llena a la espera de la salida de la banda al escenario. El intro de One Vision nos avisaba que el show estaba a punto de comenzar. Pablo aparece ataviado como Freddie con chaqueta amarilla y pantalón blanco con rayas. Tie Your Mother Down del álbum A Day at the Races seguiría antes de dar paso a A Kind of Magic, pieza que nos recuerda que este show se centra en el excelente album homónimo.

La balada Spread Your Wings le da la primera oportunidad a Pablo de mostrarnos sus dotes como pianista, un gran regalo para verdaderos fanáticos de la banda.

El bajo de Under Pressure y la pegajosa Another One Bites the Dust causan las delicias del público que también coreó intensamente Who Wants to Live Forever dando paso a otro regalo a los true fans: The Millionaire Waltz del A Day at the Races.

Francisco Calgaro toma asiento y cambia la guitarra por una electroacústica, señal inequívoca de que nos disponemos a escuchar Love of my Life, cantada a todo pulmón por todas las almas que abarrotaban la sala.

You Take my Breath Away y Somebody to Love completarían el aporte del A Day at the Races antes de que Francisco nos deleitara con un fragmento del solo de Brighton Rock justo para ponernos a bricar a todos con Hammer to Fall.

Incluso el disco póstumo Made in Heaven estuvo representado en el show cuando las notas de You Don’t Fool Me se dejaron escuchar en la sala.

Bohemian Rhapsody dejaría a toda la sala sin aire en los pulmones para el primer encore de la noche.

Dios Salve a la Reina

La banda salió de nuevo para continuar el show, como no, con el himno Show Must Go On del excelente disco Innuendo.

We are the Champions precedería el segundo encore de la noche que traería de nuevo a la banda al escenario para interpretar Don’t Stop me Now, que pretendía ser el fin del show tras la algarabía generada entre el público. Pero los gritos incesantes de todos, no dejaron a los argentinos irse a casa y provocaron un tercer y definitivo encore.  El heavy de I Want it All sería el cierre perfecto para esta noche mágica que nos regaló Dios Salve a la Reina en Madrid.

Dios Salve a la Reina

Espero que sigan viniendo a España muchas muchas veces.

Si quieres saber qué opinamos en Fukiti Fu sobre Queen, te invitamos a ver nuestra tertulia sobre ellos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.